10 octubre 2008

Arnolfini customizado...

Este es uno de mis cuadros fetiche; "El matrimonio Arnolfini", pintado en 1434 por el flamenco Jan Van Eyck, pintor oficial de Felipe el Bueno, duque de Borgoña.
No se el porqué de mi fijación por esta pequeña tabla de tan sólo 82 x 59,5 cms, pero me valió una matriculilla en su momento y le tengo mucho cariño...
Van Eyck hace gala de su suprema destreza en la pintura al óleo, por lo que alcanzó renombre en toda Europa.

La escena representa la ceremonia nupcial del joven Giovanni de Arrigo Arnolfini, próspero mercader y banquero de Lucca establecido en Brujas, con Giovanna Cenanni, procedente de una rica familia burguesa italiana.

Su rica y compleja simbología, junto con la riqueza cromática, son uno de los rasgos más característicos de la obra conservada en la National Gallery de Londres desde 1842.
En el matrimonio cristiano las manos unídas simbolizan la unión de dos personas en una sola carne, y en este caso sírven además para enlazar la composición. La cama aparece como representación de la continuidad del linaje, ya que muestra el lugar donde se nace y se muere. El uso del color también es algo premeditado en el cuadro; los rojos ropajes de la cama simbolízan la pasión y el elegante vestido verde de la novia simbolíza la fertilidad.
Todos los elementos contenidos en la escena proclaman la riqueza de la joven pareja burguesa, desde la ropa y los muebles, hasta la fruta en el alfeizar de la ventana, ya que las naranjas, importadas del sur, eran un lujo en el norte de Europa. Junto a la cama hay una lujosa alfombra de Anatolia, otra muestra más de su fortuna y posición social.
En torno al espejo circular del fondo de la estancia se muestran diez de las catorce estaciones del Via Crucis o paradas de Cristo hacia su muerte en el Gólgota. Su presencia sugiere una interpretación tanto cristiana y espiritual, como legal.
Los zapatos tirados en el suelo son señal de que se está celebrando una ceremonia religiosa, lo que vuelve a certificar la escena matrimonial del cuadro. En aquel tiempo se creía que pisar el suelo descalzo aseguraba la fertilidad.
Al lado del espejo circular pende un rosario de cristal, presente habitual del novio a su futura esposa. El cristal es signo de pureza, y el rosario sugiere la virtud de la novia y su obligación de devoción y fidelidad como esposa.
El perro simboliza la fidelidad y el amor terrenal.
En el cabezal de la cama hay una talla de Santa Margarita, patrona del hogar y de los alumbramientos.

Arnolfini procede a la bendición de su mujer que le ofrece su mano derecha, mientras que apoya la izquierda en su vientre. Mucho se ha hablado del abultado vientre, que en esa época se tenía por una de las partes más bellas del cuerpo femenino. La exagerada pose y el hecho de que la futura esposa coloque su mano en su vientre no es otra cosa que la plasmación simbólica de la fertilidad y futura maternidad.
El matrimonio se concertó con sumo cuidado, pero por desgracia no resultó como se esperaba, ya que los Arnolfini no tuvieron descendencia, y años después Arnolfini fue llevado a los tribunales por una amante despechada que buscaba compensación económica.

Bueno, y después de este largo comentario, recortado porque aún podía ser mucho más extenso, amenizaré la densidad de la entrada con unas curiosas manipulaciones de la famosa escena flamenca, que en mi opinión son muy originales.

7 comentarios:

Bender dijo...

A mi también me encanta este cuadro, aunque también me da una sensación de inquietud por los semblantes de las personas y el rollo ese del espejo, etc.

Precisamente conocía todos esos detalles porque hice hace mucho un especial para el blog donde relataba todos esos detalles que has comentado, muy curiosos y sobre todo numerosos.

Por cierto, de los montajes, he recordado que existía uno hecho con los pequeñecos (o Muppet Babies), aunque no lo he encontrado por la red.

Elsacelsius dijo...

Es uno de mis favoritos... están divertidos... estás informadísima del lienzo, no te falta un detalle.
Besos.

Cj Fuentes dijo...

el de los gatos y el primero me han gustado muxo , yo conocia el cuadro pero no sabia muxo sobre el ^^

Dahomey dijo...

xDDD como mola el de los gatos

La loka Bruja del Este dijo...

La penúltima de las manipulaciones del cuadro es una pasada. ^^

Me suena este cuadro, creo ke de mujeres desesperadas, de la intro, pero no estoy segura, lo veía cuando mi madre me lo hacia tragar a la hora de la cena y no prestaba muxa atención.

Aps!!!, hoy he visto el mensaje de Agosto ke pusiste en mi post de A-HA!, perdona no pretendía hacerte vacío, eske suelo estar empana y si tengo mensajes suelo mirarlo directamente del blog.Hoy e visto el tuyo porke estaba ojeando los videos ke he puesto en el blog. Sorry de verdad.

No soy de la STE, pero estuve a un pelo de serlo, primero entre en Tol Eressëa, el Smial de Mallorca hace ya casi 2 años.
Bueno si te has pasado alguna vez por mi blog últimamente, ya sabrás ke tenia la intención y el billete para la Estelcon de este año, pero no podrá ser.
Me conocen como Baya Gold por estos lares, y es un placer conocer más tolkianos de otros smiales.
Un saludote desde la Isla Solitaria y pasate por mi blog siempre ke gustes ^_´

Alasse

carlos_roda dijo...

Pues parece que es un cuadro fetiche para muchos, incluido yo, ya que desde que lo descubrí cuando hacía B.U.P (ya llovió) me hipnotizó toda esa magia extraña que hay en el, con tantos enigmas, que incluso cuando era más joven me daba algo de miedo.

Yo también conocía bastantes detalles precisamente porque es uno de mis cuadros favoritos como te digo aunque no me acordaba ni de la mitad, y siempre es interesante refrescarle a uno la memoria en estos temas.

Y por último si me tuviera o tuviese que quedar con alguno de los customizados, me gustan mucho el primero, que me hace mucha gracia el perro jaja, y el último, estilo Botero.

Besotes!

katow dijo...

El espejito circular ilustra lo que el arte tiene de convencional en ese momento en que inventar signos eficaces para asimilar alguna realidad se convierte en una labor fundamental del sujeto.