31 agosto 2008

Petardos del mes VII

Este petardo es totalmente cinematográfico, porque no he leído la novela de C.S. Lewis en la que está basada dicha adaptación. No hablaré del libro, sino de la película. Así que que nadie se me altere si le concedo el petardo del mes de Agosto a "Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian".

Hace unos meses la anuncié en el blog porque es el tipo de películas que me gusta en el campo de la Fantasía, ya se sabe, batallitas, seres fantásticos, música que evoca al epicismo, arcos y flechas, armaduras, y sobre todo espadas...
Pero cuando salí del cine después de haberla visto tenía yo una extraña sensación que no sabía como encajarla. Término empleado para definir la peli en cuestión..., no se, quizás "infantil"; si, ya se que es una novela para niños, pero esta segunda parte es demasiado insulsa e infantil, recalco lo de "demasiado".
Se parece mucho a la trama de la primera parte, pero esta vez ya no sorprende. Los niños estan muy creciditos, lo que hace que se pierda ese halo de inocencia de la primera vez. En la novela ha transcurrido un año de tiempo, pero este es el gran problema de trabajar con infantes, que en el tiempo que pasa entre el rodaje de peli y peli sus facciones y anatomías pueden variar en alto grado...
Demasiado tiempo de peli pasa hasta que los cuatro hermanos captan lo que ha sucedido en Narnia desde la última vez que ellos pisaron esas tierras.
A la acción le cuesta arrancar mucho, y cuando arranca es muy similar a la primera parte, sólo que esta vez el hermano mayor se bate en duelo con el malvado. Bueno, digo batirse en duelo por decir algo vamos, que no se ve ni una mísera gotita de sangre en todas las escenas de batalla.
Y ya sabemos que es de Disney y que está pensada para un público jóven, pero sacar una espada del interior de un cuerpo con la hoja totalmente inmaculada y sin sangre corriendo por su filo...Pos no, a mi no me convence como escena de batalla...

El Príncipe Caspian es un personaje que está ahí, pero como si no estuviera. Sinceramente sobra.
El actor que encarna al principito en cuestión, Ben Barnes, promete de cara al futuro, aunque en esta película no le han dejado lucirse mucho, porque pese al título de la cinta, los hermanos Pevensie se llevan la palma...(bueno, dejemoslo en una ramita, je, je...)

7 comentarios:

Elsacelsius dijo...

Pues pensaba verla, me dejas indecisa
ya no se que haré...
,

Nienna dijo...

Bueno,como siempre digo,esto solo es mi opinión personal,y ya se sabe que cada un@ tenemos gustos propios,(eso es una de las cosas que diferencia al ser humano).
Para tener tu opinión tendras que verla con tus ojillos,que chica,tampoco es un bodrio del 10.
Yo sinceramente he visto películas muchísimo más malas,pero este mes le tocaba el petardo al soseras de Caspian...
Sigo pensando que la banda sonora es preciosa,como en la primera parte.
Saludetes!!!

Cj Fuentes dijo...

la intente ver pero me kede dormido T.T narnia no es lo mio la primera me gusto pero tampoco me encanto
un saludo

Bender dijo...

Pues yo también me quedé dormido en el autobús donde pusieron la primera de Narnia, pero es que no se veía ni oía bien. Es que si son tan infantiles, puede llegar el punto que no le encuentres, ni chicha ni limona.

BlueberryGirl dijo...

Hola!!!

Pues no estaba yo muy segura de ir a verla, me lo pensaré.

De todas formas tienes razón con lo de la espada, además los niños de hoy en día ya no se asustan de eso, hay escenas peores en Dragon Ball y ya ves, líder de audiencia.

Besitos!!!

Anónimo dijo...

A mi me pareció una autentica birria (por no decir palabras malsonantes por si nos lee algun menor XD)

Y mira que a mi todas las pelis medieval-fantasticas me suelen gustar en general a poco mediocres que sean, pero esta me parecio soberanamente mala....


Snaga

carlos_roda dijo...

A mí la primera me dejó un poco indiferente, no me disgustó pero tampoco me entusiasmó la verdad. Esta segunda no tenía intención de verla en el cine, la veré en DVD, y seguramente coincida con tus "sabias crónicas". Para ver cine en casa me vale casi cualquier cosa, la verdad que últimamente no soy muy exigente, aunque también depende de cómo esté de ánimo, y ahora como sabes querida Nienna, anda algo bajo.

Saludos y un beso.